jueves, 15 de enero de 2015

Carta a "Idiotas"








Jugar por jugar puede hacer daño.
A veces creo que soy masoquista y que me debe de encantar el dolor.
De a pesar de todo lo que me ha pasado en esta vida, no aprendo y vuelvo a caer en los mismos errores.
Duele que se rían de ti
Duele que se metan contigo.
Duele estar rodeada de un millón de personas y no tener a nadie.
Yo  sé que no he sido perfecta que también he tratado mal pero pedí perdón a quien se lo tenía que pedir.
No sé cómo controlar mis impulsos, bueno en realidad me desahogo escribiendo. Es lo único que tengo.
Enserio, me merezco tanto daño?
Y siempre me pregunto porque a mí?
Ahora a mi edad intento hacer las cosas correctas, aun que a veces no puedo, cuando algo no me gusta huyo, cobarde? Si y qué?
Merece la pena enfrentar ciertas cosas?
Puede pero yo ya no tengo valor.
Es lo que han hecho de mí. Con tanta risa tanta burla y tanto desprecio.

Lo que más dolía de toda esa época era levantarte y saber que iba a la puta jungla.
Pero no todo acaba en el instituto.
Soy antisocial y qué? Lo primero que pienso cuando vero a una persona es que tarde o temprano se va a reír de mí, es algo automático.
Pero si hay algo que tengo presente en esta vida, es luchar por lo que quiero y por mis ideales. Y ese motivo es el que me impulsa todos los días a levantarme y a reír. Porque si la vida te da naranjas haz zumo. Y vale la pena luchar por lo que vas a conservar.
Y tarde o temprano la vida les devuelve a esos que se reían de ti lo que te hicieron.