viernes, 27 de febrero de 2015

Siempre Únic@




No me di cuenta y cambie...
Cambie tanto, me hice tanto a una persona que ahora no sé quién soy.
Como pude ser tan idiota?
Supongo que es porque en esos instantes me sentía feliz y no quería ver lo que pasaba en verdad.
Era feliz y es lo que más me importaba.
Lo triste vino después.
Es como despertar de un sueño encantando, en el que la realidad es fría, triste y maquiavélica.
Esos días en los que quieres seguir en el sueño pero ya es tan tarde, ya hay tanta mierda de por medio, que por más que cierres los ojos para volver al sueño, no será el mismo.
Tengo tantas ganas de llorar y a la vez ciento tanta lastima de mí.
Y una vez más recurro a mi mundo de imaginación mi lugar en donde escapar..
Antes de querer a nadie es mejor quererse uno, así la vida es más llevadera.
Luego pase a ser la tonta de todo. Es que los que están alrededor mío son tan perfectos, no cometen errores, son la perfección.
Mi error fue no plantar cara.
No me arrepiento de ser como soy, no me importa si soy tonta y menos me importa si parezco estúpida.
Es verdad, todos queremos cambiar para caer mejor o porque en realidad los cambios casi siempre son buenos. Un cambio bueno y a tiempo puede suponer mucho en el camino de uno.
Lo malo es cambiar a peor y no darte cuenta de ello. Somos ciegos en muchas ocasiones, vemos lo que queremos ver y oímos lo que queremos oír. Es así de triste, pero es una vía de escape de esta dura vida. A veces esos momentos en los que eres feliz o en los que crees que eres feliz no te dejan ver la realidad, estas feliz y es lo que importa y luego viene ese momento de derrumbamiento, en el que se derrumba tu mundo en un par de segundos lo que tanto ha costado levantar.
Y  Es mejor manifestar los sentimientos que guardarlos...
Muchas veces guardamos cosas, que en el fondo nos mordemos la lengua para no decirlas.....
Y la pregunta es: ¿porque guardarlas? ¿ Porque no decirlas? ¿porque que están ahí haciéndonos de rabiar?
En mi caso, yo digo "SOY GILIPOLLAS"... A veces pienso que aguantado me dé decir cosas creo que la gente se cansara y dejara de atacarme pero no es así nunca se casan y esas palabras que me callo, se acaban convirtiendo en rabia...
Hasta el día en el que estallas y no aguantas mas y puede que sin querer hieras a una persona importante en tu vida que no tiene la culpa de nada....
Pero a veces las personas que mas quieres también dicen cosas que no deben....
A veces en el juego de la vida hay que barajear bien las cartas. Y usar bien la carta adecuada, para la partida.
No importa ganar
No importa perder
Importa sentirse bien y eso es lo que tiene que estar presente.

Y que nadie te haga sentir inferior por ser quien y como eres.

Despierta!!!!, Hoy tienes un motivo más para sonreír.